Urticaria solar. Reporte de un caso

Autores/as

  • María Raigosa Universidad de Antioquía, Grupo de Alergología Clínica y Experimental, Medellín
  • Yuliana Toro Universidad de Antioquía, Grupo de Alergología Clínica y Experimental, Medellín
  • Jorge Sánchez Universidad de Antioquía, Grupo de Alergología Clínica y Experimental, Medellín

Palabras clave:

Urticaria solar, Eritema, Antihistamínicos

Resumen

Antecedentes: La urticaria solar (US) representa menos de 1 % de todas las formas de urticaria. Se manifiesta con erupciones y eritema posterior a la exposición a luz solar o artificial. Su fisiopatología es poco comprendida, pero se han postulado mecanismos IgE mediados. El diagnóstico se basa en historia clínica y pruebas de provocación. Su importancia radica en el impacto negativo en la calidad de vida y elevado costo económico. El manejo consiste en evitación y antihistamínicos.

Objetivo: Describir el caso de una paciente con urticaria solar que no mejoraba con dosis convencional de antihistamínicos.

Reporte de caso: Mujer de 27 años que presenta eritema y erupciones en áreas fotoexpuestas, de dos años de evolución, después de exposición solar mayor de 10 minutos con resolución menor de 24 horas y sin lesiones residuales. Previamente recibió antihistamínicos en dosis convencional: cloroquina y fototerapia, sin mejoría. Se confirmó el diagnóstico con fototest a 280 J durante 25 minutos en espalda, con eritema y múltiples erupciones. Se inició manejo con antihistamínico a dosis cuádruple y se realizó nuevo reto a las seis semanas, en el que observó reacción de menor severidad.

Conclusiones: El diagnóstico con fotoprovocación permitió la evitación específica del verdadero agente causal en la urticaria solar. El uso de antihistamínicos a dosis altas favorece el control de las manifestaciones clínicas y permite cierto grado tolerancia a la luz solar, contribuyendo a la calidad de vida de los pacientes.

Descargas